CAMINO AL BIENESTAR.

Ya le pediste perdón a mi alma?

Te hiciste cargo de todos los sueños que truncaste?

De tantas promesas de construcción, de felicidad, de unión, que sin saber por qué ni que motivo había, un día decidiste dejarlas en el olvido? Como si nunca hubieran sido emitidas por vos.

Pero si, sí te hiciste cargo de las veces que me dijiste que no. Y ese No era tan rotundo, tan fuerte, tan decisivo, que no importaba que después te arrepientas. Lo único que importaba era hacerte cargo del no y mantener tu palabra.

Ese No que generaba separación, ese No que hacía que el ego engorde, que se sienta más seguro, lleno, pleno, no importaba de quién te separabas y a quién herías. Era hacerse cargo de “esto no”, olvidando todas las cosas lindas que dijiste que Sí y no te hiciste cargo.

A vos Mente te digo que mi alma ni siquiera sabia que existís, no te tiene en cuenta, simplemente entiende que estás porque muchas veces le cortaste las alas. Sólo aquellas veces que te descuidaste el alma pudo volar, aunque sea un poco, y esas veces conoció la libertad. Así llegó el amor, así llegaron las cosas lindas y bellas y vivió en alegría. Pero después no podías, no podías aceptar que eso era real. Entonces inventaste una nueva historia para truncar el Sí y transformarlo en un nuevo No, al cual no le ibas a fallar.

A vos Mente te digo que ya no existe separación entre vos y yo.  Hoy solamente tenés lugar para mantener un ego que sirva de supervivencia, no para destrucción. Porque mi alma remontó vuelo y ya no quiere escucharte.

Este Ser decide hacerse cargo de los Sí. Hacerse cargo de las risas y hacerse cargo de vivir siguiendo la intución del alma, controlando a una mente que poco a poco la va a transformar en amiga, en complemento, en compañera.

Hoy en Unidad, declaro una tregua entre vos Mente y yo mi Ser para que construyamos juntos el camino al bienestar, y así amanecer todos los días iluminados por ese sol próspero, por esa luz del alma que nunca dejó de brillar.

A vos Mente te doy las gracias por tantos cuidados en todos estos años, pero ya no te necesito, hoy mi alma vuela, es libre y simplemente, como nunca supo de vos hoy tampoco te va a escuchar, porque ya despegó, y mi Ser te dice, que sólo en armonía, a la par y en próspera unidad, te invita a construir juntos el camino hacia una vida feliz.

María Laura Coscia

Volver atrás
Todos los derechos reservados. Copyright 2011